Aclaración inicial: yo no me movilizo diariamente por Bucaramanga, mucho menos por el centro, así que el pico y placa me afecta muy poco en realidad. Esta entrada va dedicada a los verdaderos afectados.

Prólogo: El 23 de enero de 2017 empezó a regir un nuevo modelo de “pico y placa” en Bucaramanga. Como siempre, según el último dígito de la placa (lunes: 1 y 2, martes: 3 y 4, etc.), los carros no pueden movilizarse al comenzar la mañana o terminar la tarde los días entre semana. Lo novedoso es que una zona del centro de la ciudad tendrá, adicionalmente, un pico y placa más estricto y durante todo el día: los días de número par en el calendario no podrán circular por el centro carros con placa terminada en número par, y viceversa.

Vamos a hacer un sencillo ejercicio que seguramente no hicieron en la Dirección de Tránsito de Bucaramanga.

Empecemos con el calendario de febrero de 2017. Sólo tendremos en cuenta los días de lunes a viernes, ya que el pico y placa sólo aplica en esos días, que son los días laborales:

30 31 1 2 3
6 7 8 9 10
13 14 15 16 17
20 21 22 23 24
27 28 1 2 3

Ahora, analicemos el caso de una persona que viva o trabaje en el centro, es decir, que deba entrar, salir o moverse dentro del centro como parte de su vida cotidiana. Esta persona tiene un carro con placa terminada en 7. Al ser impar, no puede usar su carro para trabajar (si vive en el centro, para nada) los días impares:

30 2
6 8 10
14 16
20 22 24
28 2

De entrada, nótese la belleza de la primera semana: dos días consecutivos (31 y 1) sin poder sacar el carro. Ahora, como el carro termina en 7, tiene pico y placa los jueves. Aunque ese pico y placa no es todo el día, impide que el carro se pueda usar para ir a trabajar. Borremos entonces los jueves del calendario:

30
6 8 10
14
20 22 24
28

Tenemos entonces que a ésta persona sólo le permiten usar su carro para ir a trabajar 9 de los 25 días laborales del calendario (¡hay 3 semanas en las que sólo puede sacar el carro un día!). O sea que debe dejar parqueado el carro y buscar cómo llegar al trabajo un 64% de los días. ¿Será que el descuento del 64% (o del 46% si tenemos en cuenta que los fines de semana puede sacar el carro) se lo hacen también al impuesto de rodamiento del carro?

Por supuesto, si el carro termina en otro dígito, el comportamiento cambia y los porcentajes no son tan grotescos. Si algo, eso hace que la medida sea todavía más despreciable: la cantidad de restricción ni siquiera es homogénea entre todas las personas afectadas, sino que afecta más a unas que a otras de manera arbitraria.

Para rematar el absurdo, el pico y placa ahora comienza a las 5 de la mañana (!). La gente antes podía madrugar y usar su carro para llegar temprano al trabajo. Ahora no puede hacer eso tampoco. Supongo que lo positivo es que se reducirán los monumentales trancones de las 6 a.m.

Epílogo

Según escuché por ahí, los creadores de esta magnífica medida invitaron a la gente que vive en el centro de la ciudad a “caminar, ya que la zona con la restricción sólo mide 1 km de largo”. Ah, claro, es que los que viven en el centro sólo pueden dirigirse hacia el centro mismo. Pensaba que también existía alguna posibilidad remota de que tuvieran que moverse hacia, no sé, ¿absolutamente cualquier otro punto de la ciudad?